Testimoniales

Desde hace muchos años padezco de hepatitis de tipo C y desde hace 4-5 años una muy dolorosa forma de neuropatia periferica, posible consecuencia de la hepatitis.

Desde hace muchos años padezco de hepatitis de tipo C y desde hace 4-5 años una muy dolorosa forma de neuropatia periferica, posible consecuencia de la hepatitis. Soy italiano, residente en Costa Rica desde hace 23 años y viajo todos los años una o dos veces a Italia, donde efectuo mis chequeos medicos y, en conjunto con los medicos “tradicionales” de los hospitales privados mas prestigiosos del pais, estuve seguiendo una cura “de mantenimiento”, ya que actualmente no hay una cura disponible por dichas enfermedades.
Parte de esta “cura de mantenimiento” era tomar una serie de medicamentos (ultimamente eran 12 tabletas diarias), que no me hacian sentir beneficio alguno y mas bien, en las ultimas consultas, me prescribieron inyecciones de antidolorificos y me cambiaron unos medicamentos con otros mas fuertes, ya que la calidad de mi vida se estaba deteriorando aun mas.
Despues de sufrir tanto estube al punto de resignarme a llegar a tomar morfina, a no caminar y a pasar lo que me queda de vida, (tengo 53 años), en una cama o en silla de rueda.
Un dia, conversando con unos amigos, me recomendaron “provar” la terapia holistica del Dr. Kim y, movido por la desesperacion, a pesar de mi desconfianza hacia las llamadas formas de medicina alternativa, empeze’ la terapia.
Seguiendo las recomendaciones dieteticas a la letra y despues de un mes de terapia con acopuntura soy otra persona. Ya los dolores han disminuido muchisimo, ya no tomo medicamentos y mi se me devolvió la esperanza a tener una vida normal o casi. A pesar de mi inicial desconfianza estoy todavia asombrado por los resultados obtenidos hasta hoy.
Los intereses de las farmaceuticas y del gremio han superarado el interes en la verdadera salud del hombre, con la agravante de ser partecipe en el deterioramento fisico, psicquico y, no ultimo, economico del mismo.
Espero en una mayor divulgacion de formas de medicina no tradicionales en nuestro occidente, a favor de la curacion integral de la persona, como hacian nuestros ancestros y como se sigue haciendo en muchos lugares del mundo. Sera’ mi responsabilidad volver a enviar mi testimonio para dar a conocer la evolucion de mi estado de salud en tres meses.
Sinceramente agradecido, Giorgio Carletto. Ced. 138000055221. Tel 89170000.

Escribo mi testimonio para que pueda ayudar a otras personas a confiar que existe otro tipo de medicina que es más efectiva, definitiva y sin efectos secundarios.

Soy una mujer de 35 años y como muchas me realizo una vez por año un estudio ginecológico con un especialista. Siempre había salido todo normal, pero en el mes de noviembre del 2013, la ginecóloga me dio el diagnóstico de una displasia leve en el cuello uterino.
Me asusté mucho y para estar completamente segura me hice una colposcopía y luego una biopsia y el resultado confirmó el resultado del papanicolau e indicó que tenía el virus del papiloma humano. Según la biopsia tenía tres tipos del virus, los números no los recuerdo, pero la ginecóloga me dijo que dos eran leves y uno moderadamente agresivo, el cual, era el que me había causado la displasia.
La ginecóloga me dijo, como los demás médicos alópatas dicen, que el virus había sido transmitido por vía sexual y que no había forma de matarlo, que viviría en mí siempre. Esto me afectó mucho porque mi vida sexual es bastante saludable y no esperaba un diagnóstico así. En todo caso, me dijo que debía someterme a un tratamiento cuanto antes porque la displasia podía pasar a moderada, grave y cáncer en poco tiempo, que también podía tardar, pero que eso era individual de cada paciente.
El tratamiento era una criocirugía, me quemaba con un gas frío la lesión, iba a doler, sangrar, tomar medicamentos y realizarme estudios cada 6 meses. Tenía también que rezar para que no volviera a aparecer la displasia, porque eso podía ocurrir, en cuyo caso el tratamiento iba a ser más invasivo.
Conocí al dc Kim gracias a una querida amiga, quien me lo recomendó una vez que estuve muy mal de mis amígdalas, había tomado dos tipos de antibióticos diferentes y seguía muy mal, con inflamación, mucho dolor, pus, fiebre, etc. Yo ya padecía de eso desde pequeña y, al ver que no mejoraba con el tratamiento de los médicos, asistí a consulta con Kim. En tres días no tenía nada y hasta la fecha, no he vuelto a enfermarme de las amígdalas. Eso fue hace 5 años.
Así que volví con el dc Kim y le llevé mis estudios. Para mi alivio y sorpresa, me dijo: “yo puedo ayudar, yo mato virus del papiloma…”
Me explicó que los virus viven en ambientes ácidos y que si no hay acidez, el virus no tiene como vivir…
En noviembre, luego de la primera consulta, dejé por completo las carnes (excepto el pescado), los huevos, queso, leche y azúcar, tomé la homeopatía que me indicó, utilicé la botellita que me dio y fui puntual a la acupuntura. Debo recalcar que esto no fue nada fácil, pero que el comparar esto con el riesgo de sufrir cáncer me ayudó a tener fuerza de voluntad… Pensaba que eso no me iba a hacer daño y además, pude notar como mejoró notablemente mi digestión, mi nivel de energía y mis síntomas premenstruales en poco tiempo.
En enero del 2014, visité a un gineco-oncólogo muy bien recomendado, porque la verdad, yo seguía muy asustada con el riesgo del avance de la displasia. Este médico me hizo un estudio con cámara, él me dijo que mi cuello uterino estaba completamente normal, bien formado, que yo no tenía ninguna displasia, él me enseñó fotos de casos como el que yo le relataba y los comparé yo misma porque pude ver mi propio cuello uterino y no había nada. Yo le enseñé mis estudios y le conté del dc Kim y bueno! Como lo esperaba, trató de darme otras explicaciones, él no cree que la terapia que estaba siguiendo provocara mi mejoría, pero lo importante para mi es que yo en menos de dos meses estaba curada.
Desde entonces, igual me hecho el papanicolau cada 6 meses, pero no ha salido nada. Hace una semana me realicé un estudio especial y me dijeron que no tenía el virus del papiloma y que estaba todo muy bien.
Como han podido leer, yo estoy segura de que el virus del papiloma se murió, que no lo tengo y que estoy sana gracias a la medicina que practica el dc Kim.
Estoy profundamente agradecida con él, no tengo como pagar su ayuda y por esto, y porque además tiene un trato muy humano, profesional y desinteresado, yo recomiendo con toda confianza su medicina.
Actualmente vivo en otro país y he buscado por todas partes un profesional como él, pero no he tenido suerte, así que ojalá que todos los costarricenses que lo tienen tan cerca lo puedan aprovechar.

A un año de conocerle y recibir su tratamiento, le escribo estas líneas para agradecer a usted y a Dios el haberme permitido conocerle, el haberme dado la perseverancia y la fe necesaria para que usted pusiera en práctica sus conocimientos y su experiencia y me brindara una mejor calidad de vida.

Antes de conocerle vivía, con muchos dolores tomando cualquier cantidad de pastillas diariamente que envenenaban mi cuerpo y vaciaban mis bolsillos, triste y deprimida por no encontrar alivio a mis males, cansada de visitar médicos que solamente me drogaban con sus recetas que no curaban, aunque debo reconocer que disminuían mis dolores.

La depresión por la situación que vivía, aunada a mi edad, minaban más mi existencia.

Hoy, a la vuelta de un año, en el que no he perdido una sola cita, en el que casi al pie de la letra he seguido la dieta sugerida; soy otro ser humano, más alegre desintoxicada de medicamentos pues tengo un año de no consumirlos, con muchísimos menos dolores y con una gran esperanza de que saldré pronto curada, me permito expresarle mi más sincero agradecimiento por todo cuanto ha hecho por mi.

Se que no estoy curada, se que el tratamiento es lento, pero se que con su ayuda y mi perseverancia así como con la ayuda de Dios, saldré de su clínica curada.

Gracias por su dedicación, gracias por su empeño, gracias por haber colaborado para que pudiera apreciar lo linda que es la vida.

Como esta despues de tiempo!!!bueno espero que se acuerde de mi…soy sara la mama de joaquin la que trabajo en el avion y viajo por todos lados se acuerda…

bueno no he podido responderle antes,porque he tenido mucho trabajo,bueno le escribo para comunicarle que joaquin ha mejorado notablemente,a nivel social,comunicativo…bastante en verdad yo al principio no creia mucho y como ustede me dijo dentro de un mes hablemos,mil gracias por todo doctor que Dios lo bendiga,el cambio es increible estoy feliz,de todas maneras quiero seguir siempre en contacto con ustede y ojala!!!! espero que si!!!

regrese pronto… para que lo vuelva haber,para mi se me es imposible ir por mi trabajo,pero a si como joaquin hay miles de personas que lo esperan en peru,que tenga unas lindas navidades y un feliz año nuevo

Soy Yasmin la hija de la Sra Keta que estuvo viendo en lima que estaba con principios de alzahaymer, amiga de maria pia y cuñada de Gianna. espero que se acuerde de mi, le escribo para contarle que mi mami esta mucho mejor, esta mas conectada y bastante mas tranquilidad con su ansiedad x las comidas, ha seguido cuidandose con su alimentacion y le queria agradecer por eso.

Queria preguntarle cuando va a volver por aca xq me gustaria que se siga haciendo el tratamiento y tb le queria preguntar sobre estas pastillas que me han recomendado nose si las conoce pero prefiero consultarle antes de darselas se llaman COGNEX (me han dicho que tiene TACRINA) sabe algo de eso?

Muchas gracias por haber estado aca y haber ayudado a mi mami

Estimado Dr Kim: además de saludarlo, para sus archivos a continuación le envío un resumen de mi caso y de los resultados del tratamiento efectuado por ud durante los últimos 13 meses con los magníficos resultados por ambos conocidos.

Mi nombre es José Luis Avendaño Peña, soy Ingeniero Agrónomo, costarricense de 62 años. En diciembre de 1992, con 43 años de edad sufrí un infarto cardíaco provocado segun creo por una dieta inadecuada, trabajo muy estresante y fumado. Fumé durante más de 20 años y muchos cigarrillos diarios, pero en 1998 dejé de fumar hasta la fecha. En el año 2002 me diagnosticaron Diabetes y tuve que empezar a tomar medicación. En el año 2003 adquirí una finca en Rio Cuarto que es un distrito del cantón de Grecia, pero que queda en la Zona Norte de Costa Rica. Ahí construí mi casa y comencé a vivir trabajando la tierra en un ambiente muy sano, aire muy limpio, sin contaminación de vehículos ni aglomeraciones de gente. Aunque mi salud mejoró, en algunos aspectos, principalmente por la actividad física, siempre me mantenía tomando gran cantidad de medicamentos porque así me lo recetaban los médicos que me veían cada 3 meses en el Seguro Social y en algunos casos en consulta privada. Para la cardiopatía tomaba dos pastillas diarias de Atenolol, una de Lovastatina y una Cardioaspirina. Para la diabetes tomaba una tableta diaria de Metformina. Aunque con estos medicamentos la presión arterial se mantenía en 120/80 y la glucemia en rangos de un diabético bien controlado con resultados de Hemoglobina Glicosilada A1c entre 6 y 7, realmente no me sentía bien y la cosa empeoró alrededor de junio del 2008 en que me empezaron unas reacciones alérgicas fuertísimas con inflamación de la cara, párpados de lo ojos, labios, manos, un dolor fuerte en el pecho, picazón por todo el cuerpo, dificultad para respirar y bajonazo de presión con sudor frío y vómito sin saber exáctamente que las causaba y tenían una duración de tres a cuatro horas del cuadro agudo y después varios días con el dolor en el pecho y las manos hinchadas. Fuí a consulta médica con un especialista en alergias, me hizo las punciones con varios alergenos y diagnosticó alergia a la soya, el tomate, los cítricos, los perros, y los gatos.
Con ésto agregué una nueva pastilla, el Flurinol, que efectivamente me reducía los episodios de alergia y su fuerza, pero que no me curaba.

A finales del 2010, por recomendación de un médico oculista que atiende a mi esposa, saqué cita y fui a la consulta con el Dr Kim. Desde que me comenzó a hacer las pruebas y análisis que él hace, me dijo que yo tenía una gran intoxicación y que mis reacciones alérgicas se debían a tanto medicamento que tomaba y al tipo de dieta que seguía. Mi dieta era la tradicional del costarricense: con leche con el cereal, queso al cual era muy aficionado, carnes de res, cerdo, pollo y pescado, huevos y algunos embutidos de vez en cuando, pizzas y comida chatarra también muy de vez en cuanto, pocas frutas y verduras y casi nada de ensalada. Me dijo que era tal mi nivel tóxico que tenía que asistir a tratamiento semanalmente. Así lo hice por 3 o 4 veces, luego cada 15 días y una vez al mes hasta la actualidad. En la primera cita además del tratamiento con Acupuntura el Dr modificó totalmente mi dieta eliminando del todo las carnes rojas y el pollo y dejando solo el pescado, me eliminó el consumo de huevos, leche y queso y todos lo derivados lácteos. Me recomendó aumentar el consumo de vegetales crudos como son todas la hortalizas, verduras y frutas que debían componer el 80 % de la alimentación diaria y el restante 20 % con alimentos como el arroz integral, los frijoles y demás leguminosas como lentejas y garbanzos. Además me recomendó comenzar a quitarle a cada una de todas las pastillas que tomaba, un pedacito.

Seguí sus recomendaciones fielmente, lo que inicialmente fue un cambio muy drástico y difícil sobre todo para mi esposa que tuvo que reinventar sus menúes eliminando la carne de todas sus recetas y agregando especias y verduras que al paso de los meses se han convertido en platillos de inmejorable sabor sin que añoremos el sabor de la carne a que tanto estábamos acostumbrados.

En las siguientes citas el Dr Kim comenzó a tratar las alergias a minerales, soya, huevos, leche y queso, tomate, cítricos entre otro sinnúmero de toxinas que yo tenía por resultas de mi dieta y de tantos medicamentos que tomé por tantos años. Además en cada cita me iba diciendo que eliminara un pedacito más de diferentes pastillas.

Mi salud comenzó a mejorar rápidamente, perdí más de 10 kg de peso, y empecé a sentir mayor vitalidad y fortaleza.
Finalmente, a la fecha, después de 13 meses de continuo tratamiento y reducción de medicamentos, ya no tomo ninguna de todas las pastillas, mi presión arterial se mantiene alrededor de 130/85 que segun el Dr Kim está perfecto para mi edad, los últimos resultados del examen de Hemoglobina Glicosilada A1c, que los hago cada 3 meses, ya en dos ocasiones han sido de 5.1, lo cual corresponde a una persona normal sin diabetes, el colesterol hace 6 meses fue de 150 y todos los demás parámetros que se analizan en el examen de sangre salieron normales.

Solo me queda agregar mi agradecimiento al Dr Kim por el cambio en mi vida que ha resultado de la aplicación de sus conocimientos y técnicas y por el disfrute que ahora tanto mi esposa como yo tenemos de una vida sin medicamentos ni sus efectos secundarios.

Cuando KIKI ( que así lo llamaremos , pues hoy tiene 15 años y comprenderán que tiene su forma de pensar y actuar ) tenía 12 años , su profesor de Basket nos hace notar que no caminaba bien , nos recomendó que lo viera un Medico y así lo hicimos .

Ahí comienza el largo camino , primero lo ve un Traumatólogo el nos dice que parece que es Neurológico , pasamos donde un Neurólogo que de golpe nos da las peores expectativas a futuro , buscamos otras opiniones , 2 Neurologos mas , una tercera opinión de una Neurologa Pediatra , se hicieron muchos exámenes de Sangre , y de todo , electromiografías, resonancias , ecografías y todo lo que se puedan imaginar , llegando a la Conclusión de que era un UNA NEUROPATIA , de origen desconocido que estaba afectando el correcto funcionamiento de los nervios y por eso se debilitaban los músculos , por eso es que caminaba mal y no tenía fuerza en las piernas.

Pasamos dos años de análisis de todo tipo acá en el Perú y el extranjero, opiniones de otros médicos, lo trataron con Corticoides sin resultado, las pruebas seguían, se pensó que era algo congénito, en fin fueron dos años de continua lucha para saber que era. Hacia rehabilitación 3 veces por semana, para que lo que aun estaba bien siguiera así. Una solución final era someterlo a un tratamiento con una medicina especial, para ver si daba resultado y solo quedaba esperar y ver si daba resultado.

En Mayo del 2012 , nos hablan de KIM , investigamos ,preguntamos , gente que se trataba con el nos decía maravillas y optamos por tomar esta alternativa. Le mandamos un mail con toda la información y nos contesta diciendo que si podía ayudar.

El 18 de Junio de ese año , a la edad de 14 años y medio , nuestra vida cambia nuevamente( justo ese día hace 17 años nos habíamos casado ) , mi esposa y KIKI se van a Costa Rica , KIKI sale del Perú con las uñas de los pies negras por falta de irrigación y los dedos caídos , llegando ese mismo día conocen a KIM , el escucha la historia nuevamente , hace que KIKI se recueste en la camilla , le junta las piernas y dice : “ Sra. Ver esto “ , increíble tenía una pierna casi 4 cm mas corta que la otra, KIM se va hacia su cabeza , le dice respira fuerte , hace algo lo jala y …. , yo lo vi LAS PIERNAS IGUALES…. Increíble pero cierto.

Ese fue el inicio de la mejoría , le hace una serie de pruebas (pruebas que son increíbles) y los cita para el día siguiente, antes nos dijo : “ Uds. hacer lo que yo digo y verán mejoría “. Ya ese día nos dio indicaciones exactas de que hacer, comenzando por qué cosas comer y que no.

En los 14 días que estuvimos en Costa Rica , no se pueden imaginar cómo mejoro , le quito la férula , le cambio los hábitos alimenticios , aprendió a comer comida sana , le estabilizo su organismo , le regularizo los minerales que le faltaban y otras cosas mas , todo sin una sola medicina convencional . Todos los días veía avances , ya pisaba mas fuerte , sus uñas se pusieron claras nuevamente , los dedos de los pies que estaban caídos , a su posición original , hasta su forma de ver las cosas mejoraban , hasta su genio cambio.

Hoy ya en casa , todos hemos cambiado , se acabaron los alimentos chatarra y en lo posible tratamos de comer todo Orgánico , se acabaron la leche y sus derivados , chau a la Carne , adiós al azúcar , aunque parezca mentira todo esto y la forma de alimentarse hace que KIKI este cada vez mejor y nosotros también .

Lo que el DR dice es cierto somos lo que comemos y si la enfermedad no encuentra en que alimentarse sencillamente se va. Desde Junio del 2012 no usamos mas medicina tradicional , todo es Homeopatico , y no saben lo bien que nos va.

Solo queda decirte GRACIAS KIM , gracias por darle una nueva vida a KIKI , gracias por enseñarnos un nuevo camino , difícil cambiar tus hábitos de toda una vida , pero si ves que tu hijo mejora como mejoro en esos días , lo hacemos no , el CAMBIO fue tan impresionante en unos días , todo lo que avanzamos en este viaje , avanzamos mas en 14 días que en dos años de tratamiento.

Hoy tenemos un médico de cabecera en Costa Rica , el nos atiende siempre las llamadas con cariño y con mucha paciencia.

Solo queda repetir GRACIAS KIM , nos vemos , te esperamos .

Durante 10 años, nuestro hijo de 18 años sufrió displasia muscular (dolor grave alrededor de la caja torácica y el esternón), fatiga y asma. Mi esposa y yo lo habíamos llevado a tantos médicos y especialistas para encontrar una cura. Todos los médicos recetaron diversos medicamentos para aliviar el dolor e inhaladores para el asma. Todo esto simplemente proporcionó alivio sintomático pero no cura.
Como última esperanza, visitamos la oficina del Dr. Kim para encontrar lo que esperábamos que fuera la causa de los problemas de mi hijo y, lo que es más importante, una cura. El Dr. Kim descubrió que mi hijo tenía una alergia grave a los productos lácteos, especialmente el queso y la leche. De hecho, mi hijo había estado consumiendo grandes cantidades de leche y queso todos los días, ya que muchos de los médicos le recomendaron que tomara más leche para el dolor en los huesos que estaba centrado en el área del pecho. Al eliminar totalmente los productos lácteos y con los tratamientos de eliminación de alergias del Dr. Kim, el asma de mi hijo desapareció de inmediato y sin ningún medicamento. Su nivel de energía mejoró y la displacia muscular y el dolor en el área del pecho están en remisión. Gracias Dr. Kim por salvar a mi hijo.

It is amazing how we can fool ourselves into thinking that we are living a healthy lifestyle, when we are so far from it. I am a 48-year-old woman. I have 4 children, ages 15 to 23, and a young granddaughter. I grew up in a household that served wheat bread, fantastic salads and lots of meats. My father was a hunter and fisherman. He was also a successful, extremely conservative, executive businessman. He died in 1989 from cancer.

On 8 February 2007, I went to see my doctor, whom I had been seeing regularly for over a year. Dr. Kim is a MD, but is also an acupuncturist and holistic practitioner, practicing in Costa Rica where I live. He is truly a healer and one of the most knowledgeable alternative practitioners I have come across.I had not been feeling well for quite awhile. I had low energy, felt achy and was short of breath. I had high blood pressure and was overweight. Back in January of 2002 I was diagnosed with thyroid tumors, after a severe hemorrhage, and had spent the last 5 years trying to stabilize my metabolism. Nothing seemed to work. I am opposed to pharmaceuticals, but tried them anyway and experienced terrible side effects.

I was gaining about 10 pounds yearly and was not very happy. I thought I ate healthy. I ate vegetables and mostly organic foods, when possible. But, I did eat animal products, particularly cheese and eggs. I had been vegetarian for years in my past and even was vegan for a year, many years ago, but with 4 kids, a hotel and way too busy and stressful a life, I took the easy way out and ate whatever I cooked for my kids. It bothered me, but I was too lazy to deal with it.

Dr. Kim said, on that fateful day in February, “Lets take a look at your blood cells.” He took blood from both my husband and I and we spend considerable time looking at books and charts to understand what we would be looking at. My husband’s blood cells were textbook perfectly formed. He is thin and has a good metabolism. As soon as my while blood cells were up on the screen, I knew I was in trouble. I did not have a normal cell in my body. They were irregularly shaped and there were clumps of fats (ie. Clots) in my blood. The red cells were even worse looking.

I almost held my breath, waiting for Dr. Kim to tell me what I was seeing. After a few moments of silence, he said, “Wendy, if you do not make some huge changes in your life, you will die. You are in trouble. Are you willing to make changes?”

“Just tell me what I need to do and I will do it,” I told my doctor. All I could think about was my unborn grandchild that I would never get to know. Dr. Kim said, “Your body can not metabolize animal products. Your thyroid problem keeps you from digesting these types of foods and you can no longer eat them, ever again.

First, eat no more animal products, except occasionally fish. No meat, no cheese, no dairy of any kind, no eggs, nothing. Second, walk one hour every day. Third, cleanse the liver regularly. Fourth, take Vitamin E. If you do these things, in 90 days I will look again at your blood and we will see from there. You also have systemic stress in your body and need to de-stress your life.”

I told Dr. Kim that I would do this and I walked out of his office. My life was now different. The study of Buddhism for many years has kept me from fearing leaving this body. But the end was right in my face. I knew that I was not done raising my kids and learning what I needed to learn in this life. I was not ready to transition. I was ready to get healthy. My husband and I love to cook. We both are quite good cooks and have a large repertoire of recipes. Many of these are meatless. But, few were vegan. I had to relearn some of the recipes I used to prepare in my early 20’s. I had to change my way of thinking, shopping for food, eating, living and relating. I had to stop focusing on everyone and everything and focus on my health.

From 8 February 2007 I have never eaten another bite of meat. I ate fish a little bit, but decided that I did not want to eat any living being. I have not touched dairy products. I have walked on the beach or done some other type of exercise for one hour daily. I have had weekly acupuncture, helping me deal with stress. I have meditated and worked on deep breathing. I have re-evaluated everything in my life and have eliminated people, places and things that cause undue stress.

On 14 March I went back to see Dr. Kim and have my blood work done again. Dr. Kim almost did not recognize me. His office is about 4.5 hours from my home, so I had not seen him for over 3 months. He smiled so big when he realized who I was. “Wow,” he said. I am not someone who weighs myself, but I knew I had lost 40-50 pounds. I was at that point, walking on the beach in a bikini – which I had not worn for 25 years. My local acupuncturist told me to get sun on my abdomen to help with my weight loss. I listened and it was helping. I cut my hair very short. People kept telling me how young I looked. Dr. Kim said, “You have lost 15 years.

My blood was beautiful. It was so clean that I wept tears of happiness. “You are healthy,” declared Dr. Kim. But, you must keep doing what you are doing if you want to stay that way. I did not need to learn this lesson twice. I am now vegan. I am now healthy. I am now not ashamed of my appearance. I feel good about my self, my choices, my lifestyle and my health. I have no more guilt.

I am so grateful to those that have helped me on this path. Ashley Smith and Dan Piraro, devout vegans and animal activists, were guests at our lodging establishment when I was diagnosed. They gave me so many tips and so much support. I saw how healthy there were and wanted to have that. They were excellent examples of how to eat right. Some fantastic Vegan cookbooks have made cooking super easy, “Vegan with a Vengeance,” “La Dolce Vegan,” “Vegan Planet” have all been fantastic. And, most likely due to the law of attraction, we are attracting vegan guests who are inspirational as well. My husband is moving further and further in my direction and my kids enjoy the vegan meals. Life is a blessing.

The day of 8 February will remain a memorable day for the rest of my life. It is the day my doctor told me I would die, unless I drastically changed my life. I walked out of his office and my life has never been and will never be the same. I no longer eat dairy products. I no longer eat meat of any kind. I eat vegetables, fruits, nuts and whole grains only. I walk on the beach (how lucky I am to live where I live) or do some other type of exercise at least an hour daily.

On 14 May, I returned to my doctor to review where I am now. I have had exceptional changes. I am no longer at risk for a heart attack or stroke. My cholesterol is normal. My blood pressure is normal. I am no longer overweight. My thyroid is functioning. My metabolism is normal. My liver is clean. I feel better than I have for years. My doctor said I have lost at least 15 years. He is right. Even my arthritis is much better. I will be a case study in my doctor’s new book on taking control of your health!

I feel so lucky to have had the diagnosis that I did on 8 February.

That day will become a day of celebration… the day I took back my life. Thanks to all that have encouraged me. Thanks to my husband and kids for being so supportive, and willing to eat vegan meals along side me. I do realize that the typical “American” diet is killing the populace. The food pyramid is a reflection of corporate America, and who has the most lobbyists. Please consider eating more organic vegetables, fruits and whole grains. Leave the animal products behind and you too can loose years and regain health. it is amazing how good the food I prepare tastes. I do not enjoy eating out very often, as I can plainly see how much garbage provides window dressing to fattening, inordinately large platters. I won’t even go into how awful factory farms are to the animals.

Erica Powell, 32, New York